Liberan al águila coronada en una reserva-Puntana ya vuela libre en los cielos de Quebracho de la Legua

Liberan al águila coronada en una reserva-Puntana ya vuela libre en los cielos de Quebracho de la Legua


Llegó el día tan esperado. Luego de varios meses de encierro y tras un penoso trabajo de recuperación, “Puntana”, el ejemplar de águila coronada vuelve hoy al monte para volar en libertad. La suelta será a las 11 en Quebracho de la Legua, un área natural protegida ubicada en el Departamento Ayacucho, a unos 160 kilómetros al noroeste de la ciudad capital. Para rehabilitar al ave fueron necesarios dos años, en un trabajo conjunto del Ministerio de Medio Ambiente y el equipo del Proyecto de Conservación y Rescate del Zoológico de Buenos Aires.

Cuando la soltemos pueden pasar tres cosas: que salga volando, que se vaya corriendo o que se aleje caminando”, advirtió un miembro del equipo del Zoológico de Buenos Aires a los alumnos y observadores que fueron invitados a presenciar la liberación de “Puntana” en Quebracho de la Legua. El público aguardaba en silencio, con la respiración contenida. Y es que este ejemplar de águila coronada había pasado los últimos dos años en rehabilitación y no estaba más que a unos pocos segundos de recobrar la libertad.

De las tres opciones, Puntana eligió la salida menos espectacular: tras un vuelo breve y rasante se quedó quieta sobre un montículo de tierra, a unos veinte metros de la franja de curiosos. Durante media hora algunos aficionados la siguieron con cámaras y binoculares, a la espera de un último despegue con el azul de fondo. Pero ella se limitó a dar largas y lentas zancadas, mirando hacia cada lado con desconfianza y precaución. Cuando la gente comenzó a retirarse, el águila era un punto negro e inmóvil en la distancia. Su primer vuelo de verdad sería secreto, sin testigos humanos, pero eso ya no importaba. Al fin estaba en casa.

“Hasta donde nosotros sabemos, había sido bajada de un escopetazo. La encontramos en una casa en San Francisco, con perdigones en el cuerpo y un ala rota. Cuando vimos que era un águila coronada no lo podíamos creer. Creemos que hay menos de mil ejemplares en todo el mundo”, contó el jefe del Programa Biodiversidad, Jorge Heider.

Tras los primeros cuidados suministrados por el Ministerio de Medio Ambiente, el animal fue llevado a Buenos Aires por el equipo de Conservación y Rescate de Aves Rapaces, donde le realizaron dos operaciones. “Pero nos dijeron que era difícil que vuelva a volar”, confesó Heider. Sin embargo, tras dos años de rehabilitación Puntana mejoró y la trasladaron a la jaula de aclimatación en La Florida. Este fue el paso previo a su liberación en Quebracho de la Legua, un área natural a unos 170 kilómetros de la ciudad.

Antes de soltarla, los técnicos del parque zoológico le colocaron un transmisor en el pecho para conocer su ubicación todo el tiempo. “Para rastrearla usamos unas antenas. Cuando el águila está cerca emite un pitido fuerte”. explicó el titular de Biodiversidad.

Antes, los guardaparques de la reserva habían visitado las escuelas aledañas para contar la historia del águila e invitarlos al acto. “Además aprovechamos la charla para concientizar sobre el cardenal amarillo, que es una especie muy capturada en la zona”, explicó el técnico Gustavo Falcioni.

El mismo día de la liberación de Puntana, los alumnos de la Escuela nº 198 “Policía Federal Argentina” abrieron la jaula de algunos picahuesos, cardenales y reinamoras que habían sido decomisados en la zona.

Fuente: www.eldiariodelarepublica.com

Por Maximiliano Ponce | Mail: mponce@grupopayne.com.ar

 

“La soltamos en este sitio porque de adecuarse al hábitat natural de la especie, está protegida por las leyes provinciales. Al liberarla se le colocará a Puntana un transmisor de telemetría para hacer un seguimiento. Estas son las medidas que tomamos para resguardar este ejemplar en peligro de extinción, del que sólo hay unos mil adultos en el mundo”, enfatizó la ministra Daiana Hissa.

“Puntana”, fue víctima del mascotismo (caza y comercialización ilegal de animales exóticos o no-domésticos). Para capturarla le dispararon, y uno de los proyectiles le rompió el ala. Como vivía encerrada en una casa particular la fractura de su ala se curó mal, y ya no pudo volar. Fue hallada con bajo peso, deshidratada y su pico, al no tener el desgaste habitual que le da la vida salvaje, creció tanto que en unos meses ya no podía comer sola”, describió el responsable del Programa Flora y Fauna, Matías Ayarragaray.

Luego de ser rescatada por personal del Ministerio de Medio Ambiente, dos años atrás, fue trasladada a Buenos Aires donde comenzó su rehabilitación junto a los especialistas del Proyecto de Conservación y Rescate de Aves Rapaces. “Durante su recuperación, hubo que operarla para extraer los perdigones que habían quedado alojados en su cuerpo y reparar una vieja fractura en un ala que no le permitía volar”, contó el biólogo, y agregó que la rehabilitación incluyó meses de trabajo, no sólo para recuperar la fuerza de sus extremidades sino también su capacidad para volar y cazar.

Desde enero el águila se encuentra en la jaula voladora del Centro de Conservación de Vida Silvestre en La Florida. “Este es el momento adecuado para liberarla ya que está completamente rehabilitada y cambió su plumaje completo, que es una de las condiciones indispensables para devolverla a su hábitat”, destacó Hissa.

Y agregó: “Pensamos que es muy importante que todos los puntanos sepan cuál es la importancia del águila coronada y conozcan la terrible historia de Puntana. Por esto, técnicos del Ministerio recorren las escuelas para crear conciencia”, destacó la ministra.

Los guardaparques de Quebracho de la Legua visitaron las escuelas de los alrededores para concientizar a los alumnos. Ayer fue el turno de la Escuela Nº 9 “Esteban Adaro”. Unas 150 personas estuvieron en la charla.

FUENTE:www.eldiariodela republica.com   MEDIO AMBIENTE – | 22-03-2013