Los cuidados del criadero de Roller Harz en marzo-abril

(Tratamiento de los machitos a medida que manifiestan su canto después del replume)

  por Rodolfo Jorge Ramírez Ottones

   Si se siguieron bien las instrucciones para el cuidado de los canarios durante la muda o replume, ese periodo tan crítico de sus vidas, no se habrán perdido ejemplares y los machos adultos retomarán el canto, mientras que los pichoncitos comenzarán el estudio, que iniciaron con gorjeos desordenados.

En marzo, los más avanzados organizarán sus giros, Touren, con empeño, y escucharemos que unos ponen más entusiasmo que otros.

No bien los detectemos, los separamos y ubicamos en jaulas de 60 cm, a 4 de ellos, o de 47 cm, a 3. Se irán acostumbrando así a espacios más reducidos hasta enfrentar las jaulas individuales de canto, destinadas a su educación final.

La alimentación debe ser variada siempre, granos, frutas, verduras, en especial pepino, pastón, y nunca está de más suministrarles pequeñas dosis de vitaminas (Vigorex, por ejemplo) y dejarles la sepia artificial entre los barrotes a la que picarán con deleite, en ella encontrarán, como el resto de los canarios, buena fuente de calcio, fósforo, silicio y sales de muchos minerales más. Aparte estarán los vasitos con colza que nunca les debe faltar. (Más adelante, en las jaulas individuales la mezcla será mitad de colza y mitad de alpiste con abisín y perilla)

En lo que respecta a mi plantel le suministré las drogas de un plan preventivo de las enfermedades, con mucho cuidado, desde antiparasitario interno (Ruminal), ivermectina en solución 1/1000, Coccidiol con electrolitos (Ruminal, otros usan Baycox de Bayer) por tres días, Paratifol (Ruminal, otros usan Baytril de Bayer) y finalmente Micol, antihongos, (Ruminal). Seguí el plan que siempre me dio resultado. La ivermectina la uso en este periodo y antes de la cría. En cambio, el Coccidiol lo suministro cuidadosamente cada 21 días, inhibiendo así el ciclo reproductivo de los coccidios. Uso también Micol en el bizcocho, 50 grs. cada 5 kg.

Recomiendo que el criador siga llevando el Cuaderno de Cría con todas las novedades y rutinas que detectemos, animales que ingresan y egresan.

Para que los canarios se sientan más cómodos les doy baño diario, aún cuando los trato con la batería de medicamentos que detalladamente escribí arriba. Coloco las bañaderas y no bien se bañan las retiro.

El pastón lo sigo preparando con pan rallado y huevo, agrego calcio moderadamente y probiótico una vez por semana, un poco más durante el tratamiento con químicos.

Entiendo que muchos pensarán, como hace años, ‘que les estamos dando demasiadas porquerías a nuestras aves’, pero sin este tratamiento, más la luz y el calor, es imposible criar bien. Por eso el cuidado debe ser permanente y así llegarán en buena forma a la próxima cría, sin pérdida de ejemplares que nos pueda perjudicar.

Como uso pan rallado no es necesario que les dé sal común de cocina, (cloruro de sodio), tan vital, pues está presente en el pan. Los que crían con otros bizcochos tengan en cuenta este punto. En la sal común de mesa, en la Argentina, se encuentra yodo suficiente. Otros usan sal de mar.

Antes a este periodo (marzo-julio) se lo denominaba de ‘recalcificación’. Tengo por costumbre, en mis lecturas históricas, estudiar cómo criaban nuestros antecesores. Desecho las fórmulas que me parecen aparatosas y busco las simples, las que no pueden causar daño. No provoco purgas o diarreas con miga de pan en leche, por ejemplo, ni dejo alimentos que puedan descomponerse. Pongo especial atención en los granos que deben estar limpios y secos.

Otra cuestión a la que estuve atento es que los machos lleguen en buena forma a la cría, las hembras suelen manifestar antes su interés por anidar, pero los machos aparentemente, no están en condiciones de cumplir con su función reproductiva.

Quienes me han seguido en mis artículos sabrán que me ocupé especialmente de este punto y expliqué dónde obtienen los machos los estímulos para la reproducción, hablé de la presencia de los mismos, en los ácidos no esenciales que se encuentran en los insectos, en el cáñamo, en la yema de huevo, en la perilla, el abisín y otras semillas.

El año pasado conseguí y usé con éxito perilla. Es un complemento más, junto con el abisín, para que alcancen un buen rendimiento. Algunos criadores añoran el cáñamo, pero es difícil de conseguir, suele llegar alguna partida que otra y deben aprovecharla.

Mientras preparamos nuestros ejemplares y llevaremos los pichones a sus primeras evaluaciones durante mayo; según los resultados, podremos trabajar en el nuevo Plan de Cría, poniendo atención para no encerrarnos.

    La cría en incesto hasta un F2 puede ser necesaria, pero estamos en condiciones de abrirla, de criar en familiay entre parientes, siempre evaluando muy bien los resultados obtenidos y formando parejas de buenos orígenes con los ejemplares que poseemos. Es esta la única manera de ‘progresar’ y ‘mejorar’ la descendencia, principales finalidades de la canaricultura de canto en cautiverio.

En lo personal crío con ejemplares descendientes de Norbert Siepmann, provenientes de Juan Carlos González, Arturo Giner y de una hembrita del amigo brasileño Marcio López Dutra que me dio cinco ejemplares.

Los Touren que escuchemos deben estar ennoblecidos, si no fuera así algo mal estamos haciendo. La fuerza combinatoria de la familia con la que trabajo me ofrece muchas posibilidades para que así sea.

Por eso es necesario que la evaluación de mayo-junio sea lo más correcta posible, en los nuevos ejemplares que se basa en la manera de criar o Plan de Cría, de nada sirve repetir la cría con los padres pues no avanzamos y corremos el riego que ese año no den pichones buenos.

Nunca vendan ningún ejemplar hasta saber bien qué tienen y cómo le fue en la primera postura de este año. Guarden el doble de hembras que de machos.