Cría de Dominó (Sporophila collaris) en ambiente doméstico

NOMBRES COMUNES: Dominó, Chilenito, Corbatita Dominó, Corbatita de Collar, Corbatita Acollarada.
Coleiro-do-brejo, Coleira-do-sertao,  Pássaro-frade (portugués).
Rusty-collared Seedeater (inglés).

CLASIFICACIÓN:
– Orden : Passeriformes.
– Familia : Emberizidae.
– Subfamilia : Emberizinae.
– Especie : Sporophila collaris (Boddaert, 1783)
– Suespecies :

  •  Sporophila collaris collaris (Boddaert, 1783)
  •  Sporophila collaris melanocephala (Vieillot, 1817)
  •  Sporophila collaris  ochrascens (Hellmayr, 1904)

El Dominó pertenece al Género Sporophila, el cuál reúne varias especies entre las que se encuentran los Capuchinos o Paraguayitos y los Gargantillos o Corbatitas. La mayoría se caracteriza por tener un tamaño reducido, vivir en ambientes de pastizales o arbustivos, en zonas tropicales y subtropicales del Nuevo Mundo. Dentro del género hay varias especies con graves problemas de clasificación y conservación.

 

DISTRIBUCIÓN
El Dominó se distribuye por Brasil, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay.
En Uruguay es encontrada en la naturaleza solamente Sporophila collaris melanocephala, la cual es poco abundante y presenta una distribución restringida a pocos departamentos. Esta es la subespecie a la que nos vamos a referir de acá en adelante.

CARACTERÍSTICAS
Mide entre 11 y 12cm de longitud.

En esta especie hay un importante dimorfismo sexual.
El macho presenta corona, mejillas y collar negros; pequeña mancha en la frente, bajo los ojos y garganta blancos; collar nucal, rabadilla y vientre castaños; dorso negruzco; alas negruzcas con dos filetes castaños en cubiertas y pequeña mancha alar blanca, más visible en vuelo; cola negruzca; fuerte y grueso pico y patas negros.
La hembra tiene dorso pardo; rabadilla y zonas ventrales canelas; garganta blancuzca; alas negruzcas con dos filetes canelas en cubiertas y pequeña mancha alar blanca; cola negruzca.
Los juveniles, casi no se distinguen de las hembras, presentan un tono general pardo acanelado, más claro en las zonas ventrales, los machos adquieren su coloración definitiva aproximadamente al año de vida.

Su canto es sumamente interesante, es melodioso, fuerte, rápido y compuesto por variadas notas, siendo muchas veces enriquecido por imitaciones de cantos de otras especies. Personalmente he escuchado el canto de varios ejemplares tanto libres como en cautiverio en los que se reconocen fragmentos de cantos de Tero (Vanellus chilensis), Caranchillo (Rupornis magnirostris), Pirincho Común (Guira guira), Benteveo (Pitangus sulphuratus), Hornero (Furnarius rufus) y Sietevestidos (Poospiza nigrorufa)., hay referencias también sobre imitaciones de cantos de Pirinchos Negros (Crotophaga sp), Fiofíos (Elaenia sp) y Mosquetas (Todirostrum sp), pero, sin dudas, la lista debe ser mucho más extensa y dependerá de las especies que compartan el ambiente con el Dominó.
Hay hembras que también cantan pero de forma menos potente y variada que los machos.

 

Dominó macho adulto

Dominó hembra adulta

Hábitat

El Dominó habita pastizales, bañados, juncales y praderas arbustivas, generalmente cerca del agua.

 

RASGOS ETOECOLÓGICOS

Presenta hábitos gregarios, es frecuente encontrarlo en parejas o pequeños grupos, aunque a veces hay ejemplares aislados.

La época reproductiva de esta especie acontece en primavera y verano, aproximadamente de Octubre – Noviembre hasta Febrero – Marzo, cuando en la naturaleza hay mayor oferta de alimentos y clima más agradable.
Cada pareja delimita su territorio y no permite la presencia de otros ejemplares, el macho canta insistentemente marcando el área, generalmente en una postura erecta y erizando las plumas de la corona para impresionar mayor tamaño. Si a pesar de la advertencia, un intruso invade su territorio, generalmente es expulsado de inmediato.
Al nido lo construyen a altura variable, aunque generalmente por debajo de los 2 metros de altura, atado a ramitas de arbustos cerca de bañados. El nido es una semiesfera hueca o taza de finas fibras vegetales entrelazadas, midiendo aproximadamente 5cm de diámetro y 4cm de profundidad, con un grosor de las paredes de 1cm.
Generalmente realizan 2 o 3 posturas por temporada de 2 a 3 huevos en cada una, éstos son ovoidales, de 19-20,5 X 12,5-13mm según mediciones personales, y presentan una coloración verde azulada o blanco verdosa con pintas castañas, pardas y grises, distribuidas por toda la superficie aunque más concentradas en el polo mayor.
La incubación de los huevos dura 11 o 12 días y es llevada a cabo, generalmente, de forma exclusiva por la hembra, ya que al presentar un plumaje con tonos más apagados pasa más desapercibida para los depredadores. Mientras tanto, el macho se encuentra en las inmediaciones marcando territorio para evitar intrusos, y periódicamente realiza visitas al nido.
Luego de la eclosión, durante los primeros días, los pichones son alimentados predominantemente por la hembra, pero más tarde el macho toma una participación muy activa en esta tarea.
Aproximadamente a los 12 días, los pichones saltan del nido y se mueven atrás de sus padres pidiendo alimentos de forma insistente. Cuando los pichones tienen unos 25 días de vida, la madre generalmente comienza una nueva postura. A partir de este momento es cuando la alimentación de los pichones es llevada a cabo casi exclusivamente por el macho hasta los 35 o 40 días cuando adquieren la capacidad de valerse por sí mismos y se independizan. En todo este período y prácticamente hasta el año de vida, la coloración general amarronada de los pichones juega un papel fundamental en su supervivencia.
Los ejemplares adquieren la madurez sexual cerca del año de vida, incluso en machos que aún no tienen su coloración completa.

Luego del período de cría, hay una gran disminución del canto y del grado de agresividad. Forman grupos mixtos de varios ejemplares, realizando el desplazamiento anual todos juntos, abandonando los sitios de nidificación para pasar el invierno en tierras norteñas más cálidas, principalmente en el sur de Brasil, de todas formas hay registros de ejemplares que han pasado el invierno en nuestro país.

El Dominó, al igual que otros miembros del Género Sporophila, es bastante longevo. En ambiente doméstico con un manejo apropiado, al carecer de depredadores y estar protegido de las inclemencias del tiempo, pueden llegar a vivir hasta 20 años, el doble de lo estimado en la naturaleza.

Su alimentación se basa principalmente de pequeñas y variadas semillas de gramíneas que crecen en pastizales altos de zonas húmedas, el nombre de su género, Sporophila, hace referencia a su hábito alimenticio, ya que Sporo viene del griego sporus, que significa espora o semilla y phila, también del griego, significa que “ama o apetece”. También ingieren pequeños frutos, brotes e insectos, principalmente en época de cría para alimentar a los pichones debido a su alto contenido proteico.

 

El DOMINÓ EN AMBIENTE DOMÉSTICO

Se trata de una especie que reúne varias cualidades que la valorizan en la avicultura ornamental, como ya fue expresado presenta un potente y variado canto adornado con múltiples imitaciones, además de un plumaje que, aunque carezca de colores llamativos, tiene un interesante diseño. Además su manejo y cría en ambiente doméstico es relativamente fácil.

Con un correcto manejo y un poco de paciencia, se logra su confianza y una íntima interacción ave – criador. Esto es sumamente importante para lograr que en época de cría las hembras incuben y alimenten sus pichones tranquilamente en nuestra presencia mientras realizamos tareas en el criadero, además observar esos acontecimientos a escasa distancia debe ser de las mayores satisfacciones que puede vivir un criador de aves indígenas. Este proceso se facilita considerablemente cuando se trata de ejemplares nacidos en ambiente doméstico.

En cuanto a mutaciones, hasta el momento, solamente he visto ejemplares overos o leucísticos donde hay ausencia localizada de melaninas, presentan plumaje normal intercalado con manchas blancas, éstas se deben a mutaciones en los genes de localización, que están activos solamente en una zona determinada del plumaje y pueden estar afectados unos independientemente de los otros. Mediante selección y cruzamientos apropiados, podemos reunir la mayor cantidad posible de genes afectados, logrando ejemplares cada vez menos melánicos pudiendo llegar hasta ejemplares con plumaje enteramente blanco. Esta mutación es autosómica recesiva

 

EXPERIENCIA PERSONAL

A pesar de que el Dominó es bastante territorial, en época de reposo he alojado varios ejemplares juntos, pero siempre teniendo la precaución de agrupar en cada voladora individuos del mismo sexo y edad, y sin contacto visual con los del sexo opuesto para evitar conflictos. Respetando estas medidas también pueden ser alojados con otras especies del género.

Al aproximarse la época de cría, comienza el manejo con jaulas individuales y jaulas de cría. Personalmente uso para las hembras jaulas de 60 X 30 X 30cm, totalmente de alambre galvanizado, de pase fino y con separador al medio, con 6 comederos exteriores y con la particularidad de presentar en la mitad superior de sus laterales una puerta corrediza hacia delante para pasar los ejemplares de una jaula a otra sin manipularlos; para los machos jaulas de 30 X 30 X 30cm, con 3 comederos externos y con puertas corredizas laterales similares a las descriptas. En el criadero las jaulas son ubicadas de forma que entre 2 jaulas de cría quede un espacio donde entra una jaula de machos. De esta forma los machos se manejan independientemente de las hembras, permitiendo sacarlos al exterior a tomar baños de sol y ubicarlos a diferentes niveles del criadero para cruzarlos con diferentes hembras.
Las jaulas de cría, donde será alojada una hembra en cada una, tendrán tapados los laterales con planchas plásticas para evitar el contacto visual entre ellas y con los machos que estarán ubicados cada uno en su jaula individual, con esta medida hay menor estrés y se evita el abandono de huevos y pichones por parte de las hembras.

Los nidos utilizados normalmente son internos tipo taza de alambre galvanizado que miden 7cm de diámetro y 4,5 cm de profundidad, en su interior son revestidos con cuerda trenzada o planchas de esponja vegetal (Luffa cylindrica). El nido es ubicado cerca de algún ángulo superior sobre la parte frontal de la jaula facilitando su revisión, también es camuflado con plantas artificiales colgadas desde el exterior, así la hembra se siente protegida mientras puede observar el entorno a través de las hojas cuando está en el nido, evitando que se levante cada vez que escucha un ruido en el criadero. Coloco también abundante material de nidificación como pasto seco, crin vegetal (utilizado para rellenar sillones), hilachas de arpillera de 8 a 10cm de largo y algodón, he notado que este último incentiva a las hembras a nidificar.

Por tratarse de una especie granívora de pequeño porte, la base de la dieta que le proporciono es una mezcla de pequeñas semillas compuesta por 40% de alpiste, 40% de moha, 15% de mijo y 5% de abisín. Complemento 3 veces por semana con frutas y verduras como banana, manzana, naranja, pepino, etc. Piedra cálcica y cáscaras de huevo trituradas están de forma permanente a su disposición. Unos 2 o 3 días seguidos cada semana durante todo el año suministro un complejo vitamínico hidrosoluble en el agua del bebedero.
También proporciono 3 veces a la semana una lengüeta por pájaro de pastón ACRU con huevo con 17% de proteínas totales. En época de cría y de muda sustituyo este pastón por uno casero con huevo con 24% de proteínas totales, una lengüeta diaria por pájaro y dejo a disposición permanentemente y en mayor cantidad cuando hay pichones. Antes de implementar el uso exclusivo de pastón con huevo con alto tenor proteico  como sustituto del alimento vivo, suministraba Gusanos de la Harina (larvas de Tenebrio molitor), en poca cantidad antes y durante la cría, y en mayor cantidad cuando había pichones, aproximadamente 25 larvas de pequeño y mediano tamaño (0,5 a 1cm) por pichón por día.
Siempre que es posible proporciono baños de agua y sol durante todo el año.

El éxito en la reproducción de esta especie, como en el resto de los indígenas, dependerá de ciertos factores como tranquilidad del ambiente, docilidad y sanidad de los reproductores, buena alimentación, y mucha observación y paciencia. Sería conveniente que los reproductores superen el año de edad para asegurarnos que se encuentran totalmente desarrollados, de todas formas ya estarían aptos con 11 meses.
La temporada de cría se extiende desde Octubre – Noviembre hasta Febrero – Marzo, donde podemos obtener hasta 3 o 4 nidadas por temporada si los ejemplares están en buenas condiciones.
El sistema de cría que considero más apropiado para criar en jaulas es el poligámico, que permite utilizar un único macho para varias hembras y criar en espacios reducidos, donde prácticamente el único contacto entre macho y hembra es durante la cópula. En jaulas de cría pequeñas es prácticamente imposible criar en monogamia, ya que el macho interfiere negativamente en el proceso reproductivo en la mayoría de los casos, pudiendo molestar a la hembra mientras incuba o agredir a los pichones. En voladoras grandes, jaulones o aviarios es más viable este último sistema.
Mi forma de proceder es la siguiente, en Setiembre coloco cada hembra en su respectiva jaula de cría y a cada macho en su jaula individual, ésos serán sus territorios durante toda la temporada de cría. Un mes más tarde coloco en cada jaula de cría el nido camuflado como se explicó anteriormente y material de nidificación, al principio solo algodón en pequeña cantidad para incentivar y luego de un par de días el resto de los materiales.  Los machos permanecen en sus jaulas individuales junto a las de las hembras, pero sin contacto visual, ellas no los ven pero escuchan sus cantos, eso es fundamental para su estimulación a criar.
A partir de acá hay que ser muy observador ya que es fundamental interpretar pequeñas señales que nos indiquen los momentos justos para proceder, de esto dependerá gran parte del éxito reproductivo.
Cuando alguna hembra tiene el nido a medio hacer o casi terminado o pasa bastante tiempo en él, ya que a veces no ponen material (como se aprecia en una de las fotos), ubico la jaula del macho elegido junto a la de ella y retiro la plancha plástica para que lo vea. Si ella se muestra indiferente al cabo de unos 5 minutos vuelvo a colocar la barrera visual, seguramente la hembra aun no esta pronta o hubo algún factor que la inhibió, esto conviene hacerlo 2 o 3 veces al día durante los días siguientes y observar la actitud de ella. Si al contrario, ella se muestra receptiva o sea se agacha para que la pise, abrimos las puertas laterales corredizas de las jaulas de ambos, generalmente el macho pasa a la jaula de la hembra, la pisa y vuelve a su jaula, si observamos que la cópula se realizó correctamente ya cerramos las puertas corredizas y colocamos la plancha plástica, si quedamos en duda de la efectividad de esa pisada lo dejamos algunos minutos mas para que la vuelva a pisar antes de separarlos. Conviene repetir este procedimiento unas 2 o 3 veces al día durante un par de jornadas, luego la hembra comienza a rechazarlo, es señal de que en pocos días aparecerá el primer huevo, de todas maneras con una única pisada ya seria suficiente para fertilizar todos los huevos. Como se expresó anteriormente, el macho puede trabajar con varias hembras respetando el procedimiento y dejando un tiempo prudencial entre una hembra y otra. La hembra se encargará sola de la incubación y crianza de los pichones. También es posible cruzar a una hembra con un macho diferente en cada postura, ya que no hay acasalamiento.
En alguna oportunidad dejé al macho con la hembra durante unos días en la jaula de cría hasta el inicio de la postura con buenos resultados, pero cuando probé dejar el macho con la hembra durante la incubación hubo muerte embrionaria.
Ponen generalmente 2 o 3 huevos que son incubados durante 11 días a partir de la puesta del 2º, que generalmente es el momento en que la hembra comienza a incubar. A partir del día que nacen los pichones comienzo un tratamiento de 10 días con coccidiostático en el bebedero.
Los pichones son anillados a los 5 – 6 días con anillos de 2,8mm de diámetro interno.
Aproximadamente a los 12  días de vida abandonan el nido y comienzan a perseguir a la madre pidiendo comida.

 

Nido y huevos

 

Nido y huevos

Pichón de 1 día

Pichón de 6 días

Pichón de 12 días

Pichón de 14 días

Pichón de 27 días

 

Aproximadamente entre los 22 y 25 días ya se los observa probando alimentos, principalmente pastón y frutas, mientras siguen siendo embuchados por su madre aproximadamente hasta los 35 – 40 días, cuando son separados definitivamente y alojados en voladoras para favorecer su desarrollo, donde no debe faltar el suministro diario de alimentos blandos. En este momento comienzo nuevamente un tratamiento de 10 días con coccidiostático en el bebedero de los recién “destetados”.

 

Dominó sub-adulto macho de 6 meses

Los juveniles de ambos sexos, como ya fue expresado, presentan una coloración parecida a la hembra,  y mientras algunos ejemplares machos ya adquieren algunas plumas distintivas a los 4 – 6 meses de edad, a otros les aparecen recién al año de vida. De todas formas, los pichones machos comienzan a practicar el canto con pocos meses, permitiendo el sexado aún sin signos en el plumaje, pero no olvidar que hay hembras jóvenes que también pueden cantar.
El tiempo que demoran los machos en adquirir el plumaje adulto definitivo es variable de un individuo a otro, aunque generalmente ocurre aproximadamente al año de vida.

 

Bibliografía consultada:

  • RIDGELY, R.S. & G. TUDOR. 1989. The birds of South America. Vol. 1. The Oscine Passerines. Texas Univ. Press. Texas.
  • SICK, H. 1985. Ornitologia Brasileira, uma introducao. Vol. II. Editora Universidade de Brasilia. Brasilia.

FOTOS PROPIEDAD DE J.C.MAZZULLA

Este artículo fue enviado gentilmente por  J. C. Mazzulla para www.avesmagacin.com.ar